domingo, 26 de enero de 2014

La Cena del Diablo

Desde hace muchos años, siempre que puedo, vengo escribiendo en cuento de Navidad para felicitar el año a mis amigos. Pero como no tengo el dulzor de espíritu que tienen muchos de ellos, me salen inevitablemente cuentos de terror. Muy navideños, eso sí.

Como se trata de un regalo especial para los amigos, le encargo siempre la edición a los Gnomos Rojos, que imprimían el Nacht & Nebel Magazine y que por navidades imprimen un pequeño periódico a cuatro páginas y doble columna al estilo de las ediciones folletinescas de principios de siglo.

Aunque los temas relacionados con el libro me siguen consumiendo mucha energía (armar el blog, contestar los emails... no son cosas fáciles cuando no dispones de mucho tiempo libre) las Navidades han supuesto un respiro del tour de presentaciones con que acabó el año.

Las primeras críticas, y el recibimiento general del libro, me han dejado tan agradecido que pensé compartir algo especial estas Navidades con las personas que ya han entrado por su propia voluntad en este pequeño mundo Reyes de aire y agua.

Tan feliz parece todo el mundo al terminar de leer el libro que pensé regalar una pequeña chispa más a quienes han querido embarcarse en este proyecto con nosotros: así que busqué en casa algunos facsímiles de esos cuentos personales de Navidad que escribo para mis amigos y encontré que tenía bastantes ejemplares de uno de ellos, que me gusta especialmente.

Esto tenía que haberlo escrito en Diciembre ¡pero en Diembre ni siquiera teníamos blog! así que espero que me perdoneis el retraso y que el cuento sea lo bastante bueno para compensar la demora.

Es una historia que cuentan dos caballeros mientras pasean por las calles de Viena, sobre un troll que prepara todas las Navidades la cena al Diablo, y una casa negra con las ventanas y las chimeneas cegadas donde sólo se ven luces la medianoche del 24 de Diciembre.

Es una historia terrible ¡no se la leais a niños pequeños! inspirada en una canción que le oí a Morwen la Bruja, cantando con los Bardos Errantes.

Como imagino que no lo podreis leer en las fotos, os transcribo la cabecera con la que empiezan todos los cuentos de Navidad (aunque cada año varía el cuento claro, y siempre se cobran 3 monedas: doblones, penique o táleros, pero siempre tres):

"CUENTO DE NAVIDAD: Encargado especialmente por los duendes polacos a los Coalbiters del Nacht & Nebel Magazine - Impreso por los Gnomos Rojos (junto al Valle, bajo la Colina) - Diseño del logotipo: Enrique Ocaña - Material recopilado por Andrés Malpaso y obtenido de "Historias de fantasmas de la ciudad de Viena" - Nacht & Nebel es una publicación sin ánimo de lucro. Los tres táleros que se solicitan son: uno para el barquero, otro para el verdugo y otro para plantar un roble. En cualquier caso sólo esperamos que esto sea leido por hombres honrados."

Aqui veis unas fotos del cuento, tal como está editado:

Aqui veis la portada


Aqui las páginas interiores


y aqui la trasera


Para todos aquellos que habeis comprado el libro, si quereis que os lo mande, por mi encantado, así tendreis un cuento especial que guardar entre las páginas de vuestro ejemplar.
Sólo teneis que decirme a dónde os lo mando (me podeis enviar vuestra direccion a andresmalpaso@gmail.com)

Algunos os preguntareis pero, ¿mi dirección postal? ¿No mandas un archivo, un email, o un pdf? Es decir, ¿hablamos de irás al estanco, comprarás un sello y enviarás un sobre con una resma de papel, como en el siglo pasado?
Pues sí, aún quedamos de esos, apoyando románticamente el Servicio de Correos para que lleve a la gente algo más que facturas y cartas de los bancos. El mundo es como es, y en parte, como tú lo haces!

Parafraseando la frase que le dice el malvado a John Wayne en "Eldorado":
"...sólo conozco a tres personas que aún envíén cartas: uno soy yo, la otra es mi amiga Alicia, y el tercero es  Eric, del condado de Barcelona."

En fin, espero que os guste. ¡¡Un regalo de Navidad un tanto retrasado!!


Jesus.-


Pd.- Next step: intentaré subirlo en formato eléctrónico un día de estos para los que tengais ebooks. No creo que los chicos de Correos se enfaden conmigo por eso.



1 comentario: